Blog: Marimurtra vive

Setmana de la Ciència a Marimurtra

Celebració de la Setmana de la Ciència 2018 al Jardí Botànic Marimurtra

La Fundació Privada Carl Faust organitza jornades de portes obertes i visites guiades amb sistema de taquilla inversa Jardí Botànic Marimurtra en motiu de la Setmana de la Ciència

Com cada any, la Fundació Carl Faust se suma a la Setmana de la Ciència oferint unes jornades de portes obertes que tindran lloc els diumenges vinents 11 i 18 de novembre. Tenen com a objectiu apropar el Jardí Botànic Marimurtra a tots els públics per tal que els visitants puguin gaudir de la riquesa del seu patrimoni botànic, arquitectònic, paisatgístic i humà.

A més a més de les jornades de portes obertes, la Fundació Carl Faust aprofita la Setmana de la Ciència per donar a conèixer el jardí botànic de la Costa Brava a través de la visita guiada El rebost del Jardí Botànic Marimurtra’, que es va estrenar en la passada edició de la Setmana de la Ciència 2017. Aquesta visita posa en valor la multitud d’éssers vius que habiten Marimurtra i com es relacionen entre ells. Tracta temes de gran rellevància pel jardí com la feina que s’està realitzant a l’horta ecològica del jardí, cultivant plantes que curen plantes; el compostatge natural que s’elabora a Marimurtra amb els propis desfets del jardí i que novament serveixen per nodrir les plantes; o els ocells que viuen al novembre al jardí i com s’alimenten. Aquesta, fomenta la conscienciació de la importància d’aprofitar els recursos naturals per al desenvolupament de la tasca que es realitza al Jardí Botànic Marimurtra, i obre les portes a nous plantejaments que garanteixin la sostenibilitat del medi ambient.

Les visites guiades es duran a terme els dissabtes 10 i 17 de novembre a les 11.00 h i cal reserva prèvia trucant al 972 33 08 26 o enviant un correu a marimurtra@marimurtra.cat

Els temes centrals de l’edició d’enguany de la Setmana de la Ciència són, d’una banda, el patrimoni cultural, amb motiu de la celebració de l’Any Europeu del Patrimoni Cultural que promou la Unió Europea; la figura i l’obra de Pompeu Fabra, amb motiu de la celebració dels 150 anys del naixement del lingüista i gramàtic català, celebració promoguda per la Generalitat de Catalunya; i la figura del prestigiós físic nord-americà Richard Feynman, amb motiu de la celebració del centenari del seu naixement, promoguda pel Grup de Comunicació i Divulgació de la Nanotecnologia, EspaiNano.

La Fundació Carl Faust és la propietària i responsable del manteniment del Jardí Botànic Marimurtra. En els seus estatuts s’hi estableixen els seus objectius fundacionals que són: “la protecció i el foment dels estudis de biologia mediterrània, especialment en botànica, […] cercant la cooperació i les relacions internacionals en benefici, tot plegat, de la recerca i de la divulgació científiques.”

La Fundació Carl Faust va ser mereixedora el 2009 de la Creu de Sant Jordi i el Jardí Botànic Marimurtra està classificat com a Bé Cultural d’Interès Nacional per la Generalitat de Catalunya.

El otoño en Marimurtra

El espíritu del otoño se apodera de Marimurtra con colores terrosos, anaranjados y rojizos. Algunas especies destacan sobre el resto en esta estación del año.
Un jardín botánico es un museo vivo, que se transforma con cada estación, y el otoño, es una de las más especiales. La transformación de las especies forma parte de su ciclo vital, y ver el proceso de cambio de una especie a través de las estaciones es una experiencia muy recomendable y enriquecedora. A continuación presentamos algunas de las especies más destacadas de este otoño.

La Cycas revoluta es una especie conífera muy majestuosa. ¿Sabías que los cicadales son uno de los grupos de plantas más antiguos de la Tierra? Se calcula que ya existían en la época de los dinosaurios. Dentro de este cono femenino se esconden las semillas de la planta. Cuidado con sus hojas, si os acercáis demasiado, ¡os pincharéis!

Murtra (Myrthus communis)El mirto (Myrthus communis) y el madroño (Arbutus unedo) están espléndidos con sus frutos. En Marimurtra, ver los frutos de estas dos especies es un claro símbolo que el otoño ya ha llegado. Ambos frutos son comestibles, pero cuidado con los del madroño, dicen que si comes muchos te puedes embriagar!
¿Sabías que el mirto es la especie que da nombre al jardín botánico de la Costa Brava?

Protea neriifoliaUna de las floraciones más destacadas de este mes es la de la Protea neriifolia. Muy característica por los pelos que tiene en los extremos de sus pétalos. Esta maravillosa flor se utiliza para complementar ramos de novia, ya que aporta mucha personalidad.

Finalmente, el otoño es la época de inicio en que muchas especies de palmeras hacen sus frutos. Si paseando por Marimurtra sentís un olor muy dulce, seguro se tratará de un montón de frutos que han caído de la palmera. Los hay de diferentes sabores y colores, y todos ellos visten el Jardín de otoño.

Jornada de Jardins intel·ligents: una ocasió pel debat i la innovació

La jornada de Jardins intel·ligents debat sobre solucions innovadores i disruptives de la tecnologia en el món de la jardineria i la botànica

Jornada de Jardins Intel·ligents | Jardí Botànic Marimurtra | Fundació Carl Faust
Xavier Verdaguer, durant la seva conferència inaugural

Més d’una cinquantena de participants van assistir a aquesta Jornada organitzada per la Fundació Carl Faust
Aquest passat dimarts dia 25 de setembre va tenir lloc al Palau Robert de Barcelona la Jornada ‘Jardins Intel·ligents. Drons, blockchain, IoT i smartgarden al servei dels jardins’ en la qual la Fundació Carl Faust, organitzadora de l’acte, va obrir un debat amb el sector tecnològic més avançat i disruptiu sobre les noves oportunitats que es poden donar en el sector de la jardineria i la recerca en la botànica. La jornada es va encarar a propiciar oportunitats que es puguin convertir en solucions que poden prendre diferents formes, com ara projectes start-up, projectes de recerca acadèmics o fins i tot spin-off.
La jornada la va obrir Xavier Verdaguer, expert en processos d’innovació, que va presentar un marc teòric i pràctic general en el qual es pugui donar un procés de propostes creatives i disruptives. Partint de la seva experiència, a cavall de Barcelona i Silicon Valley, Verdaguer va compartir amb l’audiència les reflexions i conclusions acumulades durant tota una carrera dedicada a la innovació al font de projectes com Imagine Creativity Cente (https://imagine.cc).

Jornada de Jardins Intel·ligents | Jardí Botànic Marimurtra | Fundació Carl Faust
Taula rodona sobre oportunitats i innovació

A la segona part de la Jornada, el propi Xavier Verdaguer va moderar una taula rodona en la qual també van participar Jordi Barceló, de l’empresa Modpow (www.modpow.es), Bartolomé Olivares, de l’empresa IoTLabs (www.iotlabs.io), i Rafael Vidal, professor del Grup de Recerca de Xarxes Sense Fils de la UPC. En aquesta taula rodona s’hi van exposar algunes de les propostes tecnològiques més interessants i innovadores que es poden trobar en aquests moments al mercat orientades al sector de la jardineria i gestió d’espais verds, així com també es va obrir un debat sobre el paper de les Start-Up en els models d’empresa actuals, del paper dels centres de recerca com a facilitadors de creació i disrupció, etc. La taula rodona també va estar oberta al públic en tot moment, que va participar-hi parlant de les seves pròpies experiències en la utilització de la tecnologia en el sector de la jardineria i la botànica, així com aportant reflexions i preocupacions de temes que aquests sectors tenen actualment sobre la taula a l’espera d’una solució que podria venir de la mà de la tecnologia.

Al final de la jornada, Pere Condom, en nom de la Fundació Carl Faust, va exposar la voluntat d’aquesta de que el debat iniciat amb aquesta jornada continuï viu i avanci cap a la generació d’un espai de reflexió, de creació i de facilitació de l’entrada d’idees innovadores en el sector de la jardineria i la botànica.

Jornada de Jardins Intel·ligents | Jardí Botànic Marimurtra | Fundació Carl Faust
Foto final de família. De dreta a esquerra: Bartolomé Olivares, Jordi Barceló, Pere Condom, Rafael Vidal, Pere Cabot, Xavier Verdaguer i Josep Borrell

Cien años de la compra de los primeros terrenos de Marimurtra

No sabemos cuándo fue la primera vez que Carl Faust, el fundador de Marimurtra, visitó Blanes. Es probable que fuera a mediados de los años diez del siglo pasado, cuando se encontraba en la treintena y solía hacer excursiones con un grupo por diferentes rincones de nuestra casa, habitualmente en zonas de alta montaña, pero también en la agreste y cautivadora Costa Brava, que lo deslumbró. Le decía a su amigo Josep Cuatrecasas, en una carta escrita en 1947, que << lo que la gente ve ahora, yo ya lo vi en mi primera visita >>. Y así fue como, en 1918, en un momento en que los negocios le iban muy bien y empezaba a pensar como sería su futuro, se decidió a comprar una primera porción de terreno de lo que acabaría convirtiéndose en el jardín botánico.

El 14 de enero, y ante el notario Joan Coma y Cirés, compró, por 150 pesetas, una <<pieza de tierra viñal, en parte, de tercera clase, y parte inculta, situada en este término municipal y parage denominado San Francisco, de cabida, poco más o menos veinte y cuatro áreas ochenta y una centiáreas. Linda al Norte con el camino que conduce de esta población a San Francisco, al sud con el Mar Mediterráneo, al Este con tierras de José Vieta y al oeste con terrenos de Mariano Verdaguer>>. Una antigua viña que, seguramente debido a la plaga de filoxera que había asolado Cataluña hacía veinticinco o treinta años, la había dejado improductiva y ahora se encontraba parcialmente yerma.

El lugar era, sin embargo, especial: un espacio de roca y arena inclinado hacia el mar, con una variabilidad térmica moderada, protegido de los vientos del norte, con salinidad baja y una humedad relativa alta. Unas características que compartiría con las otras fincas que, a partir del año siguiente, iría adquiriendo hasta conformar la superficie del actual jardín, y que harían de Marimurtra el lugar idóneo para cultivar plantas que, hasta entonces, no habían podido obtenerse ninguna parte de Europa.

Marimurtra avanza hacia la jardinera sostenible elaborando abono orgánico fermentado de tipo Bokashi

La palabra Bokashi, del japonés, que significa materia orgánica fermentada, se trata de un tipo de abono que se obtiene gracias a la fermentación aeróbica de los materiales orgánicos mediante el vapor o el calor generado por la descomposición y el oxígeno.

Josep Sauleda presentó este innovador método de elaboración de abono de Jairo Restrepo en el última encuentro de ‘Mals Jardiners’ de Marimurtra, y con su ayuda, se ha llevado a cabo su aplicación a Marimurtra.
Este abono biológico fomenta el aprovechamiento y autosuficiencia a partir de lo que la propia naturaleza proporciona, sin requerir ningún elemento químico. De este modo, se asegura un abono natural, ecológico y sostenible que enriquece el suelo biológicamente para pasar de un suelo inerte a un suelo fértil.

Para elaborar el Bokashi en Marimurtra se ha utilizado principalmente los siguientes ingredientes: restos de brezo y harina de cáscara de arroz como carbono; estiércol de vaca y gallinaza de las gallinas del Jardín Botánico Marimurtra; y tierra del Jardín, arcilla y harina de roca. A la mezcla de los elementos se añade el agua con melaza hasta que quede una mezcla homogénea. Entonces se tapa con una lona para dar lugar a la fermentación.
Frecuentemente hay que ir removiendo para que coja oxígeno, ya que es un proceso aeróbico. Aproximadamente, la fermentación tarda entre 15 y 20 días, pues se trata de un abono de realización rápida que aporta una gran cantidad de microorganismos en el suelo.

Aumenta la colección de cicadas de Marimurtra

El Jardín Botánico Marimurtra amplía su colección de cícadas gracias a los colaboradores Javier Garcia Pua y Simon Lavaud

El intercambio recientemente realizado con Javier Garcia Púa ha ofrecido a Marimurtra la oportunidad de adquirir un ejemplar muy valioso para la colección de cicadas del Jardín. Se intercambió un híbrido de Jubaea chilensis y Butia odorata por un Encephalartos lebomboensis. Este ejemplar es originario del Sur-África, como la mayoría de cícadas.
Esta especie está en peligro de extinción y tiene riesgo de desaparecer en su estado salvaje.

También se adquirieron dos ejemplares de Dioon merolae y un Macrozamia mountperriensis. Con la ayuda de Simon Lavaud, especialista en cícadas, se han plantado estos ejemplares en diferentes zonas estratégicas del Jardín.

El Dioon merolae también se encuentra en peligro de extinción. Los dos ejemplares del Jardín son relativamente jóvenes, se han encontrado ejemplares de más de 500 años. Se puede determinar su edad según la longitud de su tallo. Cuando florezcan, se podrá determinar el sexo de la planta. Este género hace una floración conífera y en función de esta se puede determinar su sexo.

Estas especies dan valor a la colección de cícadas, que cada vez cuenta a un número más variado y extenso de especies, con el objetivo de garantizar la supervivencia de este género, donde gran parte de sus especies se encuentran en peligro de extinción, así como de convertirse en una de las colecciones más importantes de Europa de cícadas. La adquisición de estos ejemplares se incluye dentro del presupuesto que se invierte cada año en la adquisición de planta para la colección de cícadas.

Marimurtra innova en el proceso de detección del picudo rojo

Desde Marimurtra seguimos trabajando para garantizar la sostenibilidad del medio ambiente. Recientemente, se ha implantado un innovador sistema para detectar el picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) que ataca las palmeras. Este innovador sistema creado por IoTrees consiste en unos sensores sísmicos que se colocan en la palmera y detectan el sonido que hace un picudo cuando muerde la palmera para llegar al ojo.

Este pequeño insecto, es el culpable de la muerte de miles de palmeras cada año en nuestro país. El picudo se ha convertido en una auténtica plaga que afecta a una gran cantidad de Comunidades en España, especialmente las ubicadas en zonas costeras, y su ritmo de expansión está siendo imparable así como los daños provocados a las palmeras. La larva del picudo es la que realmente causa el mayor daño en las palmeras. Cuando acaba de nacer se alimenta del tejido vegetal del que está compuesto el interior de la palmera y es en este momento donde comienza la muerte de la misma.
En el Jardín Botánico Marimurtra han muerto un total de 4 palmeras debido a este insecto y, para evitar futuros ataques, se ha buscado un sistema innovador y respetuoso con el medio ambiente que ayude a identificar con antelación suficiente los ejemplares que sufran esta plaga.

Los sensores llevan incorporado un sistema que detecta los movimientos sísmicos. Cuando encuentra una coincidencia con el dibujo de las ondas que hace un picudo cuando está mordiendo el estípite de la palmera envía una señal a un dispositivo móvil y avisa que aquella palmera está siendo atacada. Es capaz de detectar una larva de sólo 1 cm de longitud, lo que permite una detección muy precoz del ataque para garantizar la supervivencia del ejemplar.

El sensor sísmico se coloca en el estípite de la palmera. De esta manera, es capaz de detectar todos los movimientos que se produzcan en la palmera. Su sistema de detección del picudo es muy eficaz e innovador, ya que excluye los movimientos naturales producidos por el viento o la lluvia, pero detecta el movimiento y la vibración del escarabajo picudo mordiendo la palmera.

De este modo, se puede prevenir la muerte de cualquier ejemplar gracias a una detección temprana. Una vez detectado, se puede proceder a realizar un tratamiento con abstractos vegetales con el fin de erradicar la plaga antes de que sea demasiado tarde. En Marimurtra no se utilizan productos químicos y el tratamiento se realiza con aceite  vegetal de nim (neem).

La floración más esperada del año en el Jardín Botánico Marimurtra

El Drossanthemum floribundum tiñe de rosa las Escaleras de Epicuro del Jardín Botánico de la Costa Brava

Las Escalas de Epicuro son una de las construcciones más significativas de Marimurtra, tanto por su majestuosidad como por su color durante unas pocas semanas de la primavera.

Estos 81 peldaños están estructurados en 9 niveles diferentes de 9 peldaños cada uno. Los bloques de rocalla de sus laterales están cubiertos con la especie Drossanthemum floribundum, comúnmente empleada en jardinería como tapizante. También conocida con el nombre común flor de mediodía o cabellera de la reina, es una especie característica por la multitud de flores rosadas que obtiene durante su efímera floración.
Escales Epicur Marimurtra
Reciben el nombre común de flor de mediodía, ya que requieren mucha luz solar para abrirse. Por ello, los días soleado s son idóneos para disfrutar de esta especie, y sobre todo cuando el sol se encuentra en su posición más perpendicular con la T erra, al mediodía. En los días nublados y lluviosos sus flores permanecen cerradas. También reciben el nombre de cabellera de la reina por su abundante floración, por lo que también se llaman científicamente floribundum, que en latín significa ‘con muchas flores’.
Sus hojas están recubiertas de células de agua y esto hace que parezcan recién regadas, las flores son de un color rosa pálido y desafortunadamente su floración dura aproximadamente 3 semanas, entre marzo y junio. Además, son una gran fuente de recolección de polen por las abejas polinizadoras del Jardín.
Drosanthemum Marimurtra
Estas flores rosadas aportan un toque muy particular al paisaje de Marimurtra durante la primavera, convirtiéndose así en una de las imágenes más representativas del jardín botánico de la Costa Brava.
Además, aparte del contenido botánico de esta especie, las Escalas de Epicuro son el punto de partida de una promesa de amor entre dos personas. En el Jardín Botánico Marimurtra se realizan bodas, y la espectacular bajada de la novia se lleva a cabo en estas majestuosas escaleras. Se trata de un momento único y el inicio del camino hacia la exclusiva ceremonia en el Templete de Linné.

‘Fan de Marimurtra’

El pasado mes de marzo la Fundación CarlFaust organizó el concurso fotográfico ‘H2oMarimurtra’ en las redes sociales con motivo de la celebración del Día Mundial del agua. Los ganadores premiados fueron obsequiados con la tarjeta ‘Fan de Marimurtra’, un nuevo proyecto que ofrece la posibilidad a los visitantes de disfrutar de un abono anual para visitar el jardín botánico de la Costa Brava.

Este proyecto surge de la demanda de algunos visitantes de querer conocer el Jardín en sus diferentes etapas y ver como evoluciona a lo largo de las estaciones del año. Un jardín es un museo vivo que se relaciona con el entorno físico más inmediato y que conecta con el factor cambiante de la naturaleza. Así, la evolución de la colección de más de 4.000 especies de los cinco continentes del Jardín Botánico Marimurtra es mágica para los 5 sentidos: en la primavera, se puede observar la mayor parte de las especies mediterráneas en floración pero, en invierno, hay muchas especies que llegan a su punto álgido de esplendor, tal como los aloes, euforbias o cactus.

Los ‘Fans de Marimurtra’ podrán adquirir su acreditación en la tienda del Jardín Botánico Marimurtra. Tiene un coste de 30€ y permite visitar el Jardín tantas veces como se quiera durante un año natural desde el momento de su adquisición. Son abonos personales e intransferibles.

Podéis dirigiros a marimurtra@marimurtra.cat o al 972 33 08 26 para adquirir las tarjetas ‘Fan de Marimurtra’ o para más información.

 

El agua en el Jardín Botánico Marimurtra

El Jardín Botánico Marimurtra apuesta por nuevos proyectos donde la importancia del agua y su ahorro son los temas principales

El agua es un elemento de la naturaleza, integrante de los ecosistemas naturales, fundamental para la reproducción de la vida en el planeta ya que constituye un factor indispensable para el desarrollo de los procesos biológicos que la hacen posible.
El Jardín Botánico Marimurtra es consciente de esta necesidad e importancia, no sólo por la hidratación y los nutrientes que ofrece al Jardín, sino también en un sentido visual y sensorial. Por lo cual, el Jardín ha puesto en marcha una serie de cambios en la gestión de los recursos hídricos.
Por un lado, se ha rehabilitado la mina de la que dispone el Jardín para conseguir el máximo aprovechamiento de agua posible, canalizándola a uno de los principales depósitos de Marimurtra. También, se ha creado un mecanismo que garantiza el ahorro del agua pluvial obtenida en la zona del invernadero.

La mina del Jardí Botànic Marimurtra
La mina del Jardín Botánico Marimurtra

Por consiguiente, en un tiempo donde cada vez hay más escasez de recursos de agua, el aprovechamiento que se conseguirá gracias a la mina, tendrá una gran repercusión tanto medioambiental como económica, causando que el riego sea más eficiente, ahorrando 1.402.373,4 litros de agua anuales aproximadamente.

Este dato se ha obtenido de la suma del agua aprovechada de la mina más el agua recogida de la lluvia. Para calcular las reservas del agua de la lluvia, se ha hecho una media de las pluviometrías de los últimos años, multiplicada por la superficie del invernadero. Para conocer los datos del ahorro del agua de la mina, se ha calculado el cabal de agua por una cantidad concreta de segundos, y mediante una regla de tres se han obtenido los resultados aproximados de la cantidad de agua aprovechada gracias a la mina.

Por otro lado, teniendo en cuenta que el agua es vida, el sonido que produce su movimiento consigue crear una sensación gratificante para los visitantes. Por tanto, las fuentes del Jardín son un elemento esencial en este proceso, sobre todo a nivel paisajístico.
El Jardín Botánico Marimurtra quiere llevar a cabo un espacio de paz y relajación a través de las fuentes instaladas en el tercer jardín: mediante un proceso de tres depósitos de agua, el agua podrá circular por todo el espacio, no sólo para crear esta atmósfera, sino también para regar y evitar el estancamiento de larvas y mosquitos.
De hecho, en los inicios del Jardín ya se trabajaba el concepto de aprovechar el sonido del agua para crear un ambiente de tranquilidad, creando un recorrido para regar distintos ejemplares a la vez que circulaba. De esta manera, recuperando la caída del agua, conseguiremos también, un sonido de paz.

Aprovechando que el día 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, el Jardín Botánico Marimurtra organiza un concurso fotográfico en las redes sociales (FacebookTwitter o Instagram) donde el tema principal es el agua en el Jardín.
El requisito para participar es colgar una fotografía en las redes, antes del 25 de marzo, donde se exprese de manera creativa el agua en Marimurtra. De entre todas las fotografías, se seleccionarán las 5 más originales y se obtendrán 4 finalistas premiados y un ganador.
Podéis consultar las bases del concurso aquí.